Solo Coapa

La Torre de Pisa: a 850 años de su construcción.

La Torre de Pisa: a 850 años de su construcción.

El 9 de agosto de 1173, dieron el primer paso para la creación de esta obra.

Hoy es un día que merece ser recordado y subrayado en el calendario de los amantes de la arquitectura, la historia y el turismo. Un día como hoy, pero de  hace solo 850 años, se inició la construcción de la primera de tres etapas de la famosa Torre de Pisa. Si, aunque no lo creas, esta maravilla arquitectónica italiana que ha desconcertado y maravillado a visitantes de todo el mundo durante siglos, se colocó la primer piedra para su construcción un 9 de agosto, hace ya varios siglos atrás. Pero, ¿qué hace que esta torre sea tan especial? La respuesta es simple: su inclinación increíblemente única.

Un Comienzo con una Chispa de Genialidad

Allá por el 9 de agosto de 1173, es decir hace 8 siglos y medio, los arquitectos y constructores de la Catedral de Pisa dieron el primer paso hacia la creación de algo que se convertiría en un símbolo reconocido en el mundo, por su arquitectura románica y gótica que adornaría la ciudad medieval de Pisa. A medida que se alzaba la torre, surgió un pequeño problema que eventualmente se convertiría en su rasgo distintivo: la inclinación.

Etapas de la construcción

Para terminar la construcción, fueron necesarias 3 etapas y 177 años. El arquitecto encargado de la obra inicial Bonanno Pisano comenzó su construcción en 1173 con la primera planta que fue rodeada de 15 columnas en mármol blanco con capiteles clásicos y arcos ciegos. Con la construcción de la tercera planta en 1178, la torre se inclinó 5 cm. hacia el sudeste, debido al subsuelo inestable sobre el cual se levantaba la torre cesando así su construcción. Este período fue muy importante y permitió el asentamiento del suelo, en caso contrario la torre se hubiera derrumbado.

Giovanni di Simone, 100 años más tarde, reinició los trabajos intentando compensar la inclinación de la torre construyendo verticalmente cuatro pisos, sin embargo los resultados no fueron los esperados, el campanario seguía inclinándose y las obras se detuvieron nuevamente. En 1298 se midió una desviación de la plomada de 1,43 m y 60 años más tarde esta cifra había aumentado a 1,63 m. Tommaso Pisano continuó la construcción del campanario cuyos trabajos concluyeron en 1372. Según Vasari, Nicola Pisano y su hijo Giovanni merecen el crédito de esta obra.

La inclinación de la torre se ralentizó durante los siglos siguientes, se cree que su peso haya sido un factor importante permitiendo una cierta estabilización del edificio. El arquitecto Alessandro Gherardesca realizó la primera restauración en 1835 eliminando el suelo lodoso y sustituyéndolo con una base de mármol. El resultado fue tremendo, esto provocó un nuevo ladeo y en 1918 la desviación de la plomada llegó a 5,1 m. Hasta 1990, la inclinación de la torre continuó a aumentar de 1 a 1,2 mm. anuales.

Una Batalla contra la Gravedad y el Terreno

¿Por qué la Torre de Pisa está inclinada? La respuesta radica en una combinación de dos factores: el terreno sobre el que se construyó y la falta de atención a las señales de advertencia. La torre se erige sobre suelos suaves y arenosos, lo que no es precisamente el terreno ideal para soportar una estructura de tales proporciones. La inclinación comenzó a manifestarse antes de que el edificio estuviera completo debido a la incapacidad del terreno para soportar su peso.

A pesar de que la inclinación fue resultado de un error, los arquitectos y constructores de la época no se dieron por vencidos. En lugar de abandonar la construcción, tomaron medidas para compensar la inclinación gradual. Las últimas plantas se diseñaron con columnas más cortas en un intento por nivelar la estructura. Aunque parezca un problema, esta peculiaridad es lo que ha dado a la Torre de Pisa su estatus de leyenda.

Además, la Torre de Pisa es un edificio seguro. Se han realizado una serie de obras de restauración para estabilizar la torre, y hoy en día es un popular destino turístico. La Torre de Pisa es un testimonio de la creatividad humana, la adaptación y sobre todo la perseverancia en la cara de los desafíos, aprendamos que incluso los errores pueden convertirse en hechos asombrosos.

Datos Curiosos que Te Harán Girar la Cabeza

Estabilidad en el Filo:

A pesar de su apariencia, la Torre de Pisa ha resistido terremotos y tormentas a lo largo de los siglos. Gracias a intervenciones cuidadosas y esfuerzos de ingeniería, la torre se ha mantenido firme en su posición única.

Cambia de Peso:

Durante su historia, la Torre de Pisa ha sido un verdadero camaleón de peso. A medida que se realizaban trabajos de restauración y consolidación, la torre llegó a ganar varios kilos en peso. ¡Imagina si todos pudiéramos hacer eso!

Desafía a la Gravedad:

La inclinación actual de la Torre de Pisa es de aproximadamente 3,97 grados. Si bien esto puede parecer poco, es suficiente para que parezca que la torre está a punto de caer, ¡pero no lo hace!. Sorprendentemente, ¡se ha enderezado ligeramente en comparación con su inclinación original!

La Carrera por la Torre:

Anualmente, se celebra una peculiar carrera en la Torre de Pisa, conocida como “La Carrera de la Torre”. Los valientes participantes corren alrededor de la torre en un evento que combina deporte y turismo.

Una Torre de Múltiples Nombres:

A lo largo de su historia, la Torre de Pisa ha sido conocida por varios nombres, incluyendo “Torre de Pisa”, “Torre Inclinada de Pisa” y “Campanario de la Catedral de Pisa”. Sin importar cómo la llames, su inclinación es inconfundible.

Pisa, Tierra de Genios:

La ciudad de Pisa no solo nos dio la torre inclinada, sino también a Galileo Galilei, el famoso astrónomo y físico que desafió las creencias científicas de su época. ¿Sabías que hay una leyenda que cuenta que Galileo Galilei dejó caer desde la Torre de Pisa dos balas de cañón de diferente masa? Su intención fue demostrar que la velocidad de la caída era independiente de la masa.

¡Quizás la inclinación de la torre lo inspiró en muchas de sus ideas revolucionarias!

Selfies y Sonrisas Inclinadas:

No hay duda de que la Torre de Pisa es el escenario perfecto para las fotos creativas. Miles de visitantes cada año posan estratégicamente para crear ilusiones ópticas que van desde sujetar la torre hasta empujarla. ¡La creatividad no tiene límites cuando se trata de capturar el momento perfecto! Pero por favor, si llegas a ir o a regresar a Pisa, busca algo diferente, después de la Duck Face, la pose deteniendo o jalando a la torre, es la más usada en las redes.

Y sigue la lista:

  • La torre tiene una altura de 56 metros y una inclinación de 3,99 grados.
  • La torre pesa 14.500 toneladas.
  • La torre tiene 7 campanas, que se tocan para marcar las horas.
  • La torre ha aparecido en numerosas películas y programas de televisión, incluyendo “Indiana Jones y la Última Cruzada” y “La Pantera Rosa”.
  • La torre es uno de los monumentos más visitados de Italia, con más de 6 millones de visitantes cada año.

Y para que no te sigas riendo de la torre de Pisa, ¿Sabías que la Torre de Pisa no es la torre más inclinada del mundo? La Torre de Pisa tiene 3,97 grados de inclinación al sur, sin embargo, la torre más inclinada del mundo cuenta con una inclinación de casi 5,07 grados y se encuentra en la baja Sajonia, se trata del campanario de Suurhusen.

Por ultimo, no sientas que nos están discriminando, la casa chueca, orgullo de creatividad, utilidad y buen gusto, de Prolongación División del Norte que parecería tener una inclinación de 45°, obra del arquitecto Humberto Aguilar, egresado de la UNAM en la generación 1964, está construida solo para dar esa sensación de que está chueca, por dentro no tiene ninguna inclinación considerable.

deja tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *