Solo Coapa

Coapa… ¡De película!

Coapa… ¡De película!

(Parte 1) Estudios CLASA: Pedestal Cinematográfico del Cine Mexicano

Los Estudios CLASA, fue una compañía cinematográfica que se ubicaba en el entronque de División del Norte y Calzada de Tlalpan, lugar en donde tiempo después, se alojó al Registro Federal de Automóviles. La Cinematográfica Latinoamericana, S.A., desempeñó un papel fundamental en la historia del cine mexicano. Fundada en 1935, en medio de la Época de Oro del Cine Mexicano, gracias a lo cual la inversión hizo posible tener unos estudios con clase mundial y equipo de vanguardia. A lo largo de los años, estos estudios fueron reconocidos por su compromiso con la producción de películas de alta calidad y su contribución al desarrollo de la industria cinematográfica del país.

Los Estudios CLASA fueron fundados en 1935 por los productores cinematográficos, Salvador Elizondo Pani y Alberto J. Pani con el objetivo de fomentar la producción y distribución de películas en la región. Durante los primeros años, se centraron en la producción de películas de diferentes géneros, desde dramas hasta comedias. La primera producción fue “Vámonos con Pancho Villa”, dirigida por Fernando de Fuentes y estrenada en el año 1935. Es considerada una de las obras maestras del cine mexicano y una de las películas más importantes de la Época de Oro del cine en México.

La trama de la película se desarrolla durante la Revolución Mexicana y sigue las aventuras de un grupo de campesinos que se unen a las filas del revolucionario Pancho Villa. A lo largo de la película, se exploran los ideales, los sacrificios y las luchas de los revolucionarios en busca de justicia y libertad.

“Vámonos con Pancho Villa” fue una producción ambiciosa para su época, con una gran cantidad de extras, escenas de batalla y una cuidadosa recreación de la atmósfera revolucionaria. La película logró capturar la esencia de la época y transmitir la crudeza y la emotividad de los eventos históricos.

Contrario a su impacto histórico y cultural, “Vámonos con Pancho Villa”, financieramente, ¡Vámonos con Pancho Villa! fue una catástrofe. Costó más de un millón de pesos, arruinando a la compañía de producción C.L.A.S.A. antes de que pudieran lanzarla. Aunque se terminó en 1935, no se estrenó hasta el siguiente año, después de otro fuerte subsidio del gobierno y el lanzamiento de otra película de Fernando de Fuentes, Allá en el Rancho Grande, la cual si tuvo gran éxito. ¡Vámonos con Pancho Villa! se convirtió en un hito en la cinematografía mexicana y abrió el camino para la producción de películas épicas y políticas en el país.

La película cuenta con actuaciones destacadas, entre las que se encuentran las de Domingo Soler, Antonio R. Frausto, Alfredo del Diestro y Antonio Moreno. La dirección de Fernando de Fuentes se caracteriza por su estilo realista y su habilidad para transmitir la pasión y el drama de la Revolución Mexicana.

“Vámonos con Pancho Villa” continúa siendo una referencia importante en la historia del cine mexicano y ha sido reconocida como una de las películas más importantes y representativas del periodo revolucionario en México. Su impacto duradero ha contribuido a consolidar la imagen y la identidad del cine mexicano a nivel nacional e internacional.

En pocos años la historia de los estudios dio un giro de 360°, filmando largometrajes, que hoy forman parte de la Época de Oro del Cine Mexicano:

El Peñón de las Ánimas, dirigida por Miguel Zacarias, con la participación de Jorge Negrete y María Félix.

María Candelaria, del Indio Fernández, con Dolores del Rio y Pedro Armendáriz

Salón México, dirigida también por Emilio Fernández, con Marga López, Miguel Inclán y Roberto Cañedo.

Macario, (1960), dirigida por Roberto Gavaldón, una película que abordaba temas de la tradición y la muerte y que fue aclamada tanto por la crítica como por el público.

Otra película destacada de esta época fue “El ángel exterminador” (1962), también dirigida por Luis Buñuel, con Silvia Pinal, Enrique Rambal y Claudio Brook, que exploraba la decadencia de la alta sociedad.

Entre los años de 1940 y 1950, los Estudios CLASA lograron un notable éxito y reconocimiento internacional pero medida que avanzó el tiempo, los Estudios CLASA se enfrentaron a desafíos y cambios en la industria cinematográfica. Durante los siguientes años los estudios pasaron a manos del gobierno, además con la caída del cine mexicano y los cambios en las preferencias del público, CLASA vio su fin en 1957, pero no sin antes dejar un gran legado para el 7 arte. Más de 400 películas y grandes actores, desfilaron por sus estudios

Estos estudios fueron baluarte en la producción de películas icónicas que dejador huella en la industria cinematográfica.

deja tu comentario


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *